8 de CAECUS


A medio camino entre el crianza y el reserva, aquí está el vino de autor de Pago de Larrea. Un capricho para beber que rinde homenaje en su nombre a los ocho hermanos que comparten, con sus padres, la aventura de esta bodega familiar.


Ficha de cata

Grado alcohólico

14º

Variedad

100% Tempranillo

Temperatura de consumo

Entre 17º y 20º

Cereza de capa intensa, largo y aromático en nariz con matices de fruta negra madura y notas especiadas. En boca es equilibrado y frutal, con la tipicidad y golosidad propias del tempranillo. La crianza en roble aporta un ligero tostado y el paso en boca resulta complejo y elegante que invita a seguir degustando. Vino con personalidad para maridar con ibéricos, foie, quesos curados, pescado azul, caza y todo tipo de carnes rojas o a la brasa.

Ocho ventanas dispuestas
para elaborar el mejor vino

La artista Marian Cot visitó nuestra bodega en plena vendimia y descubrió materiales y colores con los que enseguida se imaginó su próxima obra.

En la bodega la prensa trabajaba sin descanso y el color y la textura de las lías le llamó la atención, tanto como para 'embotarlas'. En aquel equipaje especial viajaron también hojas, uvas, filtros y unas cuantas fotos que reflejaban la espectacular gama cromática de La Rioja en octubre.

Unos meses más tarde todo aquel material volvía a la bodega en forma de cuadro. Ocho ventanas representaban a los ocho hermanos Larrea cuya unión y trabajo conjunto, contaba la pintora, desembocaba en Caecus.

Por aquellas fechas, en las barricas de la bodega, se criaba un vino especial. Un vino que representara a la bodega y a la familia mejor que ningún otro. Que mantuviera la alegría de la fruta y que ofreciera tantos matices como fuera posible. Un vino sencillamente complejo, o complejamente sencillo.

Aquel vino no tenía nombre hasta que las ocho ventanas del cuadro de Marian Cot se plantaron en el vestíbulo de la bodega. 8 de Caecus. Y para vestir la botellas, los colores de la etiqueta y la cápsula también debían salir de allí..