CAECUS Joven


Es el primer vino de Pago de Larrea. Nació con la bodega, en el año 2003. Año tras año sorprende que un vino joven sea capaz de mostrarse tan vino. Fantástico para los amantes del vino joven.


Ficha de cata

Grado alcohólico

13.5º

Variedad

95% Tempranillo y 5% Garnacha

Temperatura de consumo

Entre 15º y 17º

Color rojo granate de buena capa. Aromas frutales y florales destacan en nariz, siendo en boca limpio y expresivo, con predominio de fruta negra y regaliz. Franco y sabroso, con un tanino muy bien integrado y agradable postgusto, amplio y armonioso. Perfecto acompañante para platos de legumbres y cocidos tradicionales, verduras, carnes a la plancha y pescados en salsa.

A esto huele la bodega
durante la vendimia

Al llevar a la nariz el Caecus Joven es muy sencillo trasladarse a la bodega en la época de la vendimia.

A finales del mes de septiembre, cuando habitualmente arranca la cosecha anual en Elciego, la bodega huele a fruta, huele a uva. Es un olor característico que se impregna en la memoria de quienes por allí pasan a trabajar o a compartir el momento estelar del año.

Ese aroma se recupera en la nariz de la cata de Caecus Joven de forma asombrosa. La memoria recupera el aroma de la bodega en vendimia y allí te traslada de inmediato, sin solución de continuidad. Es un vino asombroso. No es nada común. No es un vino joven más.

Está elaborado con las uvas más frescas de La Romañíguez. Son las más frescas porque son las más cercanas al río Ebro, que riega la finca. Y son también las más grandes. No hacen falta siquiera 600 bayas para elaborar cada botella.

Como a todos los jóvenes, no solo a los vinos, se le permite ser atrevido. Pero a este, además, se le agradece. Pocas veces un vino del año sorprende tanto.